Sólo hay una persona capaz de resolver el misterio de nuestra sirena. Detective casi por casualidad, cuarentón, solitario pero amante de las mujeres, aficionado al cine y a la novela negra y dotado de un excelente olfato para descubrir a los perversos, nuestro héroe se enfrenta ahora a una verdadera red de delincuentes. Aquí podemos ver su mejor «perfil».

Compartir: