Para el próximo encuentro en La calma lectora contaremos nada más y nada menos que con Ricardo Blanco…, es decir, José Luis Correa. Tendremos la oportunidad de preguntarle en persona cómo nació este personaje que en una entrada anterior confundimos (ya podemos desvelarlo) con el perfil de su creador. Vean, si no, la foto de ahora, y compárenla con la misteriosa de la otra entrada. Lo que no tenemos claro es si protagonista y creador se identifican de verdad o son diametralmente opuestos. Pero también eso podemos preguntárselo al autor cuando lo tengamos delante. Seguro que se nos ocurren muchísimas ideas no sólo sobre la novela que nos toca, Un rastro de sirena, sino sobre el propio acto de la creación literaria.

Compartir: