La tercera familia en cuestión es de origen judío-polaco, aunque en el momento que nos interesa ya se ha mezclado con una rama católico-irlandesa. Su numerosa descendencia, no obstante, será testigo de uno de los proyectos más ambiciosos en genética que jamás se hayan visto a las puertas del siglo XXI. ¿Conseguirá el patriarca de esta familia pasar a la Historia?

Compartir: