En su discurso, una vez recibido el Nobel de Literatura, Orhan Pamuk hizo un alegato en defensa del valor y el papel de la escritura, reflexionando sobre la condición de escritor, sus miedos y proceso creativo. Todas estas reflexiones parten de la maleta que su padre le dio, antes de morir, con sus propios manuscritos.

Con este discurso se alejó del alegato político del anterior Nobel de Literatura Harold Pinter.

Aquí les dejo el enlace al artículo, publicado en El País.com, sobre su discurso.

Pamuk construye una encendida defensa del papel de la literatura

Compartir: