Hace ahora un año, del 2 al 4 de noviembre del 2010, se celebró el I Congreso Internacional de Traductores de Moscú que contó con la participación de 25 paises y en la que la organizadora del encuentro, Ekaterina Guénieva, reunió a los responsables de traducir a los grandes nombres de la literatura rusa y extranjera.

Los infinitos caminos de la traducción literaria es el título del artículo publicado en Rusia HOY  donde se habla, entre otras cosas, de un sistema de formación de eslavistas y del problema de recrear, a la hora de traducir,los procedimientos artísticos del autor.

Compartir: