Ingredientes para convertirse  en novelista de fama:

  1. Leer sólo libros de medicina, lo único disponible.
  2. Leer las obras completas de un dogmático, especialmente las notas.
  3. Leer carteles de propaganda política.
  4. Leer fragmentos de periódicos que tapan los agujeros del techo del dormitorio.
  5. Primera novela leída: una sin título, sin principio ni final, pero con escenas de sexo.
Compartir: