Historia con ingredientes como la venganza, el asesinato, la corrupción, además de sexo y violencia y en las que sus protagonistas son fiel reflejo de la realidad, no hay nada inventado.

Compartir: