Las calles intrincadas del Risco de San Nicolás, San José, San Juan, Triana, la calle Buenos Aires (aunque no el nº 121); los paseos tempranos por la Avenida Marítima, los churros en el Mercado… Son algunos de los lugares por los que solía ir Teresa, ¿por qué no recordarlos y que nos invada un poco la nostalgía?

Compartir: