Atticus Finch, Scout, Jem… Guillermo de Baskerville, Adson de Melk, se han quedado huérfanos al igual que nosotros. Nuestro consuelo: Matar a un ruiseñor, Ve y pon un centinela… El nombre de la Rosa, El pendulo de Foucault, Número Zero…

“Huye, Adso, de los profetas y de los que están dispuestos a morir por la verdad, porque suelen provocar también la muerte de muchos otros, a menudo antes que la propia, y a veces en lugar de la propia.”

Umberto Eco

«Nunca conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos». Harper Lee. Matar a un ruiseñor.

matar-ruisenor-1

Compartir: