El título de esta entrega hace referencia a la profesión del protagonista y a su estado de ánimo, el cual se hace patente a través de sus recuerdos.

La edad no pasa en balde y el protagonista no es el que era cuando «nació» en 2002. Por suerte, la «maldición de la Novena» solo atañe a los músicos.

Compartir: