El paisaje de su infancia y el charco con los pececillos «impescables» pasó, con el tiempo, a ser el símbolo de su ser, perseguido y constantemenete fugitivo en la poesía.

Compartir: