Aquí le traemos la primera pista de nuestro próxima lectura.

Una mujer es la protagonista de este libro, mujer que es historia, amor y misterio. Una mujer que carga con un corazón grande y pesado, tal como grita el poema de Pino Ojeda.

Déjame colgar mi corazón

en un gajo de tu cuerpo,

vieja higuera,

que ya estoy cansada de llevarlo

triste y yerto

y enfrentarlo quisiera

con tu retorcido cuerpo.

Déjame rozar su pulpa seca

en tu gajo más árido

y beber un poco

de tu savia amarga.

Después,

cuando haya sorbido tu vida

y en mis venas se paseen

tus nostalgias,

la penumbra de tus sueños,

y la amargura

blanca y seca

de tu savia,

es posible que me aleje de tu cuerpo

y del frío retorcido

de tus gajos.

Déjame sorber, vieja higuera,

el amargo de tus venas,

que yo quiero saber,

si en lo blanco de tus sueños,

hay también la amargura

seca y fría

de mis venas.

Pino Ojeda

(Poema 61 de Niebla de sueño)

 

 

Compartir: