Rafael Arozarena, autor polifacético y uno de los principales de la literatura canaria en la segunda mitad del siglo XX.

Nació y murió en Santa Cruz de Tenerife (1923-2009).

En 1948 se traslada como telegrafista a Lanzarote, un paisaje que impulsará sus primeros pasos poéticos y novelísticos. Del Arozarena escritor tenemos mucha bibliografía, sin embargo, de su profesión se sabe muy poco, a pesar de que ejerció casi cuarenta años como enfermero en el servicio portuario de Santa Cruz de Tenerife y en la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de la Candelaria, hoy convertida en hospital universitario.

Arozarena , junto con su amigo inseparable Isaac Vega, creó el movimiento literario fetasiano, un grupo fascinante que surgió en las islas en la época de la posguerra y que apostó por una literatura de la imaginación, de la experimentación, de la metafísica, que, en cierto modo, se adelantó al boom latinoamericano. Del escritor que también fue enfermero, quienes le conocieron recuerdan que solía llevar a las tertulias de este grupo una pequeña maleta para poner inyecciones.

También le encantaba la naturaleza, sobre todo colectar insectos. Fue un entomólogo aficionado y escribió artículos en muchas revistas científicas especializadas. De hecho, es uno de los cofundadores del Museo de la Naturaleza y El Hombre y, aún hoy, sigue siendo socio de honor de la asociación de amigos del mismo.

Este polifacético autor impone un peculiar cromatismo a su obra escrita, narrativa o poética. Así que el placer por el color también le llevaron hacia el arte pictórico, del que ofreció frecuentes muestras en algunas exposiciones que presentó.

En 1988 obtuvo el Premio Canarias de Literatura y en el 2000 ingresa en la Academia Canaria de La Lengua.

En 2017, se le rindió homenaje a su vida y obra durante el Día de las Letras Canarias. Aunque su obra es muy extensa, la novela Mararía, finalista del Premio Nadal en 1971 y llevada al cine en 1998, le convirtió en un escritor muy popular. Sin embargo, Arozarena se consideraba más poeta que novelista. Él mismo explicó en una ocasión que tenía cinco años cuando descubrió en una revista que los textos estaban colocados en columnas y que preguntó a su abuela qué era eso. La abuela le respondió que eso era poesía y que “ser poeta es lo más alto que puede alcanzar un hombre”.

No te pierdas nuestro próximo librofórum, dónde nuestra coordinadora y docente de la ULPGC, Ángeles Perera Santana, nos hablará de Mararía y Rafael Arozarena. Nuestra cita es el próximo 26 de mayo a las 18.00h, en la Sala Natalia Sosa Ayala en el Edificio Central de la Biblioteca Universitaria de Las Palmas de Gran Canaria. También lo vamos a retransmitir en directo a través de Youtube.

 

 

 

 

Compartir: